#Columna: Acerca del Club XXVIII, El Fruto Prohibido

Con el club de lectura de la Colectiva Mantiz leímos este mes – El fruto Prohibido – de Liv Strömquist y quedé bien con las ganas de menstruar sobre el pinche patriarcado y bueno, me metí a la mar y caché que está bien, somos amigas la mar y yo y no le molesta mi sangrecita porque está sanita y es buena onda. Y harta de tanto pudor como si los cuerpos no menstruantes fueran tan pulcros y perfectillos, visibilizaré mi sangre y mis procesos por que me gusta huear y al igual que la valdebenito, mientra sigan oprimiéndonos seguiré huebiandoles y huebiaré y huabiaré hasta mi último suspiro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *